El “café pendiente” de orígen Italiano se está exportando gradualmente a varios países del mundo, fascinados por este mítico gesto de pedir un café y pagar dos, invitando el segundo a un desconocido que llegue despúes, con el fin de compartir la propria suerte y buena vibra con alguien más, que quizás no se la está pásando tan bien como porno argentino.

La buena noticia es que desde el 2013 hasta el día de hoy más de 40 locales Argentinos se han unido a esta iniciativa, proponiendose el objetivo de ayudar a las personas sin un techo y que viven en las calles, invitandoles una bebida caliente que les pueda dar un conforto en los días fríos y lluviosos.

El gran éxito de esta misión de solidariedad en Argentina se debe a Sol Verdier -diseñadora gráfica- que enterándose a través de las redes sociales del gran éxito de “un café pendiente” en España, lo quiso traer a porno argentina, empezando con una fan page y dándose a conocer poco a poco entre los locales de la capital que fueron los pioneros de esta inicitiva.

Hoy “un café pendiente” en Argentina cuenta con más de 40 bares en las ciudades de Buenos Aires, Cordoba y Caballito y lo más increíble es que los mismos locales le meten su proprio granito de arena horneando panecitos y muffins para los que se acerquen a preguntar por su café pendiente.

Hay también grupos de voluntarios que se encargan de dar difusión a la iniciativa con los mismos necesitados, poniendose afuera de las iglesias, de los comedores y en los parques y distribuyendo listas de los locales en donde es posible pedir un café solidario.

La pregunta natural que surge visto el éxito de este movimiento solidario es: y cuándo “una comida pendiente” para ayudar a quienes tienen dificultad a ver fotos porno?