Revista Abogados: un puente entre juristas y jurisprudencia

En 1996, con un grupo de socios, concretamos el sueño de crear una medio gráfico propio y de distribución gratuita. Así nació Revista Abogados, una publicación jurídica mensual destinada a los profesionales del derecho, cuya meta era cubrir todos los temas concernientes al ámbito judicial, incluyendo las especialidades pertenecientes a este amplio espectro.

Durante cuatro años nos consolidamos como una revista seria, cuyo material elaborado por juristas de primer nivel fue elogiado por nuestros lectores, quienes pudieron disfrutar en nuestras páginas toda la información desarrollada desde diversos prismas de opinión, reportajes, notas, secciones especiales y comentarios de jurisprudencia destacada, con un diseño de ágil lectura.

Nuestra premisa fue satisfacer las necesidades de un público activo y exigente. No sólo construir un puente entre la jurisprudencia y los juristas, sino también brindarles un espacio que los abarque, y en el cual pudieran expresarse todos los hombres del derecho.

Lo logramos con esfuerzo, y el apoyo de una cartera de avisadores que confió en nuestra presencia de 8000 ejemplares de tirada mensual, con distribución en Capital Federal, Gran Buenos Aires y Provincias del Interior del país, y propuestas publicitarias concretas y atractivas.

El café se convierte en una práctica solidaria para los Argentinos

El “café pendiente” de orígen Italiano se está exportando gradualmente a varios países del mundo, fascinados por este mítico gesto de pedir un café y pagar dos, invitando el segundo a un desconocido que llegue despúes, con el fin de compartir la propria suerte y buena vibra con alguien más, que quizás no se la está pásando tan bien como porno argentino.

La buena noticia es que desde el 2013 hasta el día de hoy más de 40 locales Argentinos se han unido a esta iniciativa, proponiendose el objetivo de ayudar a las personas sin un techo y que viven en las calles, invitandoles una bebida caliente que les pueda dar un conforto en los días fríos y lluviosos.

El gran éxito de esta misión de solidariedad en Argentina se debe a Sol Verdier -diseñadora gráfica- que enterándose a través de las redes sociales del gran éxito de “un café pendiente” en España, lo quiso traer a porno argentina, empezando con una fan page y dándose a conocer poco a poco entre los locales de la capital que fueron los pioneros de esta inicitiva.

Hoy “un café pendiente” en Argentina cuenta con más de 40 bares en las ciudades de Buenos Aires, Cordoba y Caballito y lo más increíble es que los mismos locales le meten su proprio granito de arena horneando panecitos y muffins para los que se acerquen a preguntar por su café pendiente.

Hay también grupos de voluntarios que se encargan de dar difusión a la iniciativa con los mismos necesitados, poniendose afuera de las iglesias, de los comedores y en los parques y distribuyendo listas de los locales en donde es posible pedir un café solidario.

La pregunta natural que surge visto el éxito de este movimiento solidario es: y cuándo “una comida pendiente” para ayudar a quienes tienen dificultad a ver fotos porno?

 

 

 

 

Origen y misión del café pendiente.

El café pendiente remonta a una antigua práctica que se solía observar en los cafés de la ciudad de Nápoles en Italia desde la época de los cuarenta, cuando las personas que se sentían particularmente felices y que tenían algo porno argentino, se tomaban un café y pagaban dos, con la idea de invitar el segundo a cualquier “necesitado” que pudiera acudir al bar durante ese día. Se trataba prácticamente de invitar un café a la humanidad, para expresar la felicidad y la euforía que se llevaba adentro. Eso hacía que las personas tristes y necesitadas entraran a estos lugares preguntando: “Hay algún café pendiente?” con el objetivo de aprovechar de la generosidad de algún buen hombre que hubiera pasado por el porno.

Existen muchas iniciativas hoy en día y en diferentes países del mundo que nacieron por imitación del mitico “café pendiente” italiano, y la mayoria de ellas están conectadas con ONGs y asociaciones que tienen alguna finalidad social.

El dato curioso es que tras la ola del “café pendiente” se están multiplicando iniciativas similares, como la de la una pequeña heladeria italiana, en el pueblo de Giuliano, que se ha inventado el mismo concepto aplicado a los helados. Se llama “helado suspendido” y la dinámica es la misma: compras un helado y pagas dos, con el fin de invitarlo a las partuzas necesitado que se acerque a preguntar si hay un helado suspendido para él.